Menú Cerrar

Como podrían ayudar las aplicaciones móviles durante el retorno a los centros educativos

¿Cuál es nuestro contexto?

Distanciamiento social en los centros educativos

Todos sabemos, que tarde o temprano, tendremos que volver a las aulas y movernos dentro de nuestros centros educativos. La situación no será la misma que antes del Estado de Alarma decretado por el Gobierno, lo intuimos. A continuación, vamos a ver aplicaciones móviles útiles en los centros.

Dentro de este nuevo contexto, debemos estar preparados y concienciados para minimizar los contagios. Por ello, pasaremos a comentar herramientas y recursos tecnológicos que nos puedan ayudar en tal propósito.

Gracias al hecho de que prácticamente todo el profesorado, la mayor parte del alumnado de secundaria, bachillerato, ciclos y universidades (incluso una parte no despreciable en primaria) disponen de smartphones, podemos convertir dichos teléfonos inteligentes en estupendas herramientas para minimizar la expansión de la enfermedad. Las capacidades de instalar diferentes tipos de aplicaciones y sus especificaciones técnicas –todo un logro del avance de la tecnología- nos permitirán protegernos de diferentes formas, frente al COVID-19.

Analicemos diferentes aplicaciones

A continuación, analizaremos algunas aplicaciones a la que podemos recurrir como recursos tecnológicos frente a la enfermedad. Centrándonos en aquellas que pueden ser aprovechadas en nuestros centros educativos y entornos cercanos.

El primer uso que le podemos dar a nuestros móviles es utilizarlo de recordatorio. Con anterioridad, los usuarios de estos dispositivos le daban tal función para variopintos intereses (citas, lavarse los dientes, tomarse un medicamento…). La nueva “tarea” sería avisarnos de la necesidad de lavarnos las manos con asiduidad, para así reducir el contagio. Otra potencial ayuda, podría ser el recordarnos de no tocarnos la cara. Buscando con ello que dichos recordatorios terminen convirtiéndose en nuevos hábitos, frenando así al COVID-19.

Para ello, podemos usar el recurso del tipo alarma de nuestro smartphone. De igual forma, también existen un gran abanico de aplicaciones, surgidas, o readaptadas para tal función, a partir de la situación de pandemia. En el siguiente listado dejaremos una muestra de las más significativas que encontramos en el mercado de aplicaciones móviles.

Aplicaciones tipo recordatorio

Google Keep. Viene integrada con las aplicaciones de Google, como aplicación en la nube, en cualquier dispositivo Android. En caso de tener IOS habría que instalarla de App Store. Tiene la posibilidad de crear recordatorios personalizados, compartir notas con terceros (de texto y voz), crear recordatorios grupales o colaborativos. En nuestro caso el docente podría crear dicho recordatorio para todo el grupo clase, y más si cabe en el caso de tener G Suite for Education en el centro.

HandWash. Aplicación creada por Samsung, desde la crisis de COVID-19 en Corea del Sur. Es específica para tal menester, que no es otro que lavarse las manos rutinariamente y de forma correcta. Su modo de operar es creando alertas que nos incitan a lavarnos las manos con la frecuencia necesaria, además de recordarnos que cada lavado debe mantenerse al menos durante veinte segundos.

Lavado de manos – rastreador y recordatorio. Este aplicación permite registrar cada vez que te laves las manos. Tiene un temporizador para lavarte las manos correctamente. Nos rastrea el último tiempo de lavado de manos. Igualmente, vale para realizar un seguimiento de los hábitos diarios de lavado de manos y un largo, etc.

Medisafe. Su utilidad es recornarnos ciertas tareas, como tomar medicamentos. Se pueden configuar tipo de pastillas o tratamientos, unidades de medida, cantidades y otras opciones análogas. Cuando se activa el recordatorio, tendremos que indicar si fue realizada o no la acción recordada.

Reminder. Se trata de la típica aplicación para recordar una tarea, actividad o cita. Además podemos indicar la frecuencia de ejecución de la misma. Es una app muy sencilla e intuitiva, siendo uno de sus puntos fuertes.

Es una pequeña muestra de las muchas más aplicaciones existentes, nacidas (o en otros casos readaptadas) al calor de la situación de necesidad a causa de la pandemia.

Aplicaciones para distanciamiento social

Cambiando de enfoque, tenemos un filtro para Snapchat, denominado My Social Distance. Está basado en las recomendaciones de la OMS sobre distancia de seguridad óptima. Nos avisaría si estuviéramos demasiado cerca de otra persona, muy útil en clase o por los pasillos de nuestro centro. Se basa en el uso de la realidad aumentada, apoyándose en los sensores y cámaras de nuestros dispositivos.

Tenemos otros filtro para la aplicación, denominado “Snap Safe”, su filosofía es la misma, utilizar la realidad aumentada para marca una zona de seguridad frente a otras personas.

Otro ejemplo, centrado también en la realidad aumentada, es Vuforian Chalk. Esta aplicación estaría orientada a materias más técnicas o ciclos de formación profesional. Da asesoramiento y gestión remota, sin tener contacto, para las prácticas con maquinaria, motores y todo tipo situaciones de mantenimiento industrial y profesional. Gracias a la misma, el docente o monitor de prácticas puede interactuar de forma oral, mientras se manipula el elemento a reparar o configurar. Se utilizará la cámara del móvil o tableta para enfocar el lugar de operaciones. Mientras el profesor o alumno (depende si es una explicación o una práctica a realizar) puede dibujar en realidad aumentada sobre la superficie de la zona de trabajo los pasos para reparar, configurar o sustituir.

Un poco de “off topic

Con todo lo expuesto anteriormente, hemos acabado de comentar varias aplicaciones móviles útiles en los centros educativos. Como información complementaria, aunque no tenga una aplicación directamente educativa o para los centros, es bueno resaltar la existencia de la aplicación Crowdless.

Ha sido creada en un tiempo récord por la empresa británica Lanterne, con la ayuda de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Utiliza información satelital e inteligencia artificial para ver las concentraciones de personas a nivel global. También usa como fuente las base de datos anonimizadas (por motivos del RGPD) de Google Maps, Google Places y Apple Maps.

Todo ello se combina con la información aportada por el usuario, cuando le pide que confirmen si está concurrido o no un lugar que ha visitado.

El fin es dar información clara y veraz, para así tomar decisiones que no contribuyan a la expansión del virus. De está forma al salir de nuestros hogares podemos planificar las visitas a farmacias, parques, supermercados… en función de lo densidad de personas o el grado de masificación que tengan, todo en tiempo real.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
%d